Nuestro sistema urinario abarca desde los riñones, uréteres, vejiga y uretra, se encarga de filtrar nuestra sangre y favorecer la expulsión de las sustancias toxicas al exterior mediante la formación de orina. Aunque este sistema está en contacto con el exterior a través de la uretra, no posee una flora bacteriana beneficiosa, ya que la acidez de la orina hacen difícil la supervivencia de un nivel normal de bacterias.

Las infecciones más comunes a nivel sistema urinario abarcan la vejiga y la uretra, ya que la propia fisiología del sistema provoca una limpieza constante de las vías durante el proceso de eliminación de la orina.

En el caso de la mujer, por su estructura anatómica, la salida del sistema digestivo, el ano, está muy próxima a la uretra, facilita que las bacterias propiamente digestivas puedan migrar y pasar a la luz de la uretra facilitando la infección. Además como la uretra de la mujer es más corta que en el hombre, es más factible la infección.

Hay diversos factores que facilitan estas infecciones urinarias: la edad, las mujeres embarazadas o menopáusicas, algunos anticonceptivos favorecen la infección (como es el caso de los diafragmas), prostatitis, incontinencias digestivas, el uso de sondas vesicales, algunas patologías (diabetes, alteraciones físicas del tracto urinario).

Los síntomas más frecuentes de las infecciones urinarias son: la presión en la zona pélvica inferior, escozor o quemazón al orinar, urgencia miccional, nocturia, turbidez en la orina e incluso hematuria, la presencia de glóbulos rojos en la orina.Además de la sintomatología es factible diagnosticar una infección urinaria con simple análisis sanguíneo o un urocultivo.

Tratamiento: Dentro de la medicina natural encontramos en el arándano rojo americano una fuente importante para combatir las infecciones de las vías urinarias, ya que contienen sustancias acción antioxidante (antocianinas y carotenoides), además de la vitamina C.El tratamiento con arándano rojo ha mostrado grandes resultados en mujeres con infecciones urinarias tras el tratamiento antibiótico de un día, mejorando la situación y evitando la reinfección.El arándano rojo presenta acción antiséptica y antibiótica sobre los gérmenes que causan las infecciones urinarias. Las Proantocianinas son capaces de impedir que las bacterias (E.Coli) responsables de las infecciones se fijen en las paredes del tracto urinario, la Vitamina C permite reforzar las defensas inmunitarias para combatir la infección. La Escherichia Coli es una bacteria natural del colon, la causa más común de infecciones urinarias e infecciones urinarias recurrentes.

El arándano ha mostrado también reducir niveles de las bacterias en las vejigas urinarias de las mujeres mayores. Existe un renovado interés en comprobar la capacidad de estas sustancias de actuar sobre las infecciones urinarias recidivantes tan frecuentes en geriatría.

El urotelio tiene sus propios mecanismos naturales de protección para que no ocurra la penetración de tóxicos y bacterias, las uniones intercelulares son las principales barreras a esa penetración a la que se le agrega la producción de glicoproteinas naturales que actúan como cemento. Estas estructuras pueden deteriorarse por causas desconocidas como ocurre en las infecciones, las radiaciones y los traumatismos quirúrgicos, al disminuir los glicosaminoglicanos protectores naturales. Los glicosaminoglicanos (GAGs) son sustancias sulfatadas que se encuentran naturalmente en la mucosa vesical de humanos y animales. Entre estas sustancias se encuentran el ácido hialurónico, la heparina, condroitin sulfatos, sulfato de queratina y dermatin sulfatos. Tanto in vivo como in vitro, los glicosaminoglicanos naturales tienen la propiedad de oponerse a la adherencia del E. Coli al urotelio.

Algunas de las recomendaciones principales que podemos seguir para evitar la reinfección son:

  • Aumentar la ingesta de líquido para facilitar la eliminación de bacterias.
  • Higiene correcta de la zona: limpiarse siempre los genitales hacia detrás.
  • Orinar tras mantener relaciones sexuales ha demostrado que reduce la incidencia de las infecciones urinarias.
  • Evitar bebidas que irritan la vejiga (alcohol, cafeína, etc).